Nosotros

Como nacimos

El arroz es uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo. En la mesa de los brasileños, sobre todo, este ingrediente no puede faltar. Con esto en mente, con el deseo de crecer y dedicarse a la búsqueda siempre de lo mejor, nació la Cooperativa Arrocera Extremo Sul.

Fundada el 17 de marzo de 1965, el establecimiento de la empresa se debe a la inspiración empresarial del orizicultor Lauro Ribeiro, líder de un grupo de trece otros productores, impregnado por el espíritu de cooperación. Estos precursores estaban destinados al cuidado de la recepción, secado, almacenamiento, industrialización y comercialización del arroz que se producia en la parte sur de Rio Grande do Sul.

Quien somos hoy

La Cooperativa Arrocera Extremo Sul se encuentra en el extremo sur del Brasil, en la frontera con Uruguay, y su sede e industrias se localizan en Pelotas y Camaquã, Rio Grande do Sul. Con más de 50 años de historia, la empresa tiene sucursales en Río de Janeiro, Sao Paulo, Recife, Fortaleza, Campo Grande y Feira de Santana además de diversos representantes que trabajan en todo el país.

A través de la innovación constante, la búsqueda de materias primas de calidad y mano de obra especializada, Extremo Sul se consolidó en el mercado nacional e internacional. Con cerca de 10 marcas propias y algunas exclusivas de terceros, Extremo Sul se ha convertido en una referencia en el sector del arroz, exportando a varios países de África, Asia, Europa y Américas.

Siendo una de las marcas líderes en Brasil, y se considera una empresa confiable y actualizada que valora la calidad de sus productos y servicios.

Producir alimentos con la calidad, la satisfacción de los clientes, empleados y proveedores, preservando el medio ambiente, promoviendo el desarrollo de la región y buscando la máxima rentabilidad.

Orientación para la producción, el empleo, el crecimiento y la rentabilidad; respeto de los empleados, la integridad y la ética.

Medidas sostenibles

La Cooperativa Arrozeira Extremo Sul realiza la correcta separación de los resíduos generados en el proceso, así como también se les direcciona para las fuentes externas de reciclaje/reutilización. Estos procedimientos son registrados y direccionados periódicamente a la Secretaría Municipal de Calidad Ambiental.

Los materiales electrónicos no utilizados también son direccionados para empresas certificadas que realizan la separación y el reciclaje de los componentes. En relación a los bombillos y a las correas de goma se utiliza un procedimiento de logística reversa, en el cual los materiales utilizados son devueltos al proveedor.

Además, la Cooperativa reafirma su compromiso con el medio ambiente a través de la participación en la ASLORE (Asociación de Logística Reversa) contribuyendo con la reducción de los resíduos de los empaques, generados en el medio e invirtiendo recursos en asociaciones de colectores de desperdícios, de modo a colaborar con la sociedad e incentivar la cadena de sostenibilidad.

El destino de los resíduos líquidos de la unidad de precocción o vaporización (parbolización) sigue el mismo rigor de control y destino, siendo que para mejor tratamiento fue construída una Estación de Tratamiento de Efluentes, en que el agua utilizada en el proceso industrial es reprocesada en un conjunto de sistemas, haciéndola compatible con los padrones ambientales.

Para reducir las partículas sólidas generadas en el proceso, fue hecha la instalación de captadores con filtros de mangueras en la caldera, en los secadores y en diversos puntos de la línea de producción. Estos sistemas en operación retienen las partículas sólidas liberadas por el proceso, evitando que sean desparramadas en el medio ambiente.

Más allá de las medidas internas, la Cooperativa firmó un acuerdo de cooperación mutua con la ADEF (Asociación Nacional de Defensa Vegetal), con la Sociedad de Agronomía de Rio Grande del Sur, EMBRAPA-CPACT, con las Universidades Católica y Federal de Pelotas, con la Asociación de Ingenieros Agrónomos de Pelotas y las Municipalidades de Pelotas y Capão do Leão, para la construcción de una central de Recepción de Empaques de Agrotóxicos, triplemente lavadas (CRER). El objetivo de esta alianza fue ofrecer a los consumidores de agrotóxicos (herbicidas, insecticidas etc.) el debido destino de los empaques, después de su utilización, o sea, sin daños al medio ambiente.

Ha correspondido a la Cooperativa Arrozeira Extremo Sul la cesión del terreno para que tengamos un ambiente saludable e inspirar a nuestros clientes y a nuestros colaboradores a seguir el mismo ideal.